lunes, 9 de mayo de 2011

NOVEDADES y SUGERENCIAS 2

Amy London
Let’s fly
Motema music
2011
Let’s fly (vamos a volar), el segundo álbum de la cantante de jazz Amy London está lleno de música que puede combinar perfectamente con los estándares de jazz. Se rinde tributo a sus influencias en la música de los 70 y el jazz clásico.
A través de los trece temas London muestra la pasión y la capacidad de su voz.
Amy, oriunda de Cincinnati, Ohio, se mudó a Nueva York después de que obtuvo su título en la Universidad de Syracuse. Durante los años 80’s y hasta principios de los años 90's Amy cantó con una variedad de conjuntos vocales en Nueva York. El compositor de Broadway Cy Coleman no dudó en convocarla y hacerla su cantante como protagonista en "Angel City 4". Grabó con el afamado grupo vocal New York Voices, así como también realizó durante tres años, productivas temporadas en el legendario Rainbow Room en Nueva York.
El toque latino en varias pistas logra un interesante contrapeso, un balance, entre el jazz vocal más clásico que el resto de álbum contiene. London hace un gran trabajo y pone en juego sus habilidades vocales interpretando muy bien el sabor latino.
La acompañan, realizando una importantísima labor al todo, Robi Ben-Hur en guitarra, Santi Debriano en contrabajo, Steve Williams, batería, Steve Kroon, percusión y, Tardo Hammer, Glauco Sagebin, Richard Wyands y la propia Amy London en piano.
Condensando el espíritu de este trabajo de trece capítulos, en apenas tres, comienzo señalando el track Nº 2 “Let’s fly” - que le da nombre al álbum - y refleja las influencias como la capacidad interpretativa vocal de Amy, su lírica, en consonancia con el estilo tradicional. La pista siguiente, la Nº 3 “This happy madness” (Camino blanco) de Jobim y Moraes, resume el antes mencionado toque latino, en una lograda versión. Finalizo con el corte 10, “You taugth my heart to sing” una exquisita balada la que, tanto en el sentido musical, como en el vocal, complace los sentidos. (JR)