domingo, 9 de enero de 2011

Daniel Maza: música con historia y esencia

Nació en el Barrio del Cerro, en Montevideo, Uruguay en 1959 con el nombre de Daniel Omar Correa Suárez, pero de chico le quedó el seudónimo Maza, debe su apodo a cierta modorra existencial. "Cuando yo era chico todos los gurises mal que mal hacían algún mandado. Yo era remolón. Me decían: Dale, mazacote negro, movete. De tanto mazacote me quedó Maza". Su primer contacto con la música fue una guitarra eléctrica que le regaló su madre. "Tocaba como podía. Todos los chicos éramos guitarristas en el barrio. Formé un grupo que se llamaba Piedra, que pasó a ser Stone Group. En la sede del club Rampla funcionaba un boliche, El Módulo Beat. Como yo jugaba ahí, podía entrar. En El Módulo Beat escuché por primera vez a El Kinto, con Eduardo Mateo y Rubén Rada".
Criado en una familia de músicos, empezó a tocar la guitarra y otros instrumentos desde muy temprana edad.
1979, año en que llega a la Argentina, empieza a trabajar en el Papagayo lugar en el que alterna con músicos importantes de este país. Rápidamente es convocado por otras figuras para trabajar, como el grupo de música brasilera Sanbatuke, Horacio Fontova, Valeria Lynch, Luis Salinas reconocido guitarrista de fama mundial.
Con este ultimo realizo giras alrededor del mundo, consecuencia de esto es que lo empiezan a convocar artistas internacionales tales como, Celia Cruz con quien también realizo varias giras, Willy Chirino, Tata Guines y Changuito, percusionistas cubanos de reconocida fama mundial, tocando en varios festivales de jazz de diferentes países. También incursiona con el gran artista brasilero Djavan.
Daniel Maza es uno de los bajistas de culto en el ambiente del jazz y la música popular rioplatense.
Daniel, debutó discográficamente en el 2003 con “Música Destilada”, su primer disco solista junto a Osvaldo Fattoruso en batería y Abel Rogantini en piano. El disco obtiene excelentes críticas tanto de la prensa como de los músicos en general. Le sucedieron “Vamo’ Arriba” y “Al Contado”. Ahora llegó el turno de su cuarta producción discográfica como líder, “De feria”, recientemente editado en la Argentina por el sello Los Años Luz.
Desde su título "De feria", el bajista uruguayo Daniel Maza define la impronta de este disco. Latin jazz, bolero, porro, ritmos africanos, pop y otros géneros son atravesados por el candombe y destilan una música con personalidad propia que remiten a su historia y esencia. Da cuenta también de ello un delicado recuerdo de su infancia: el tema "Si la vida", cantado por su madre. Este trabajo, con siete los temas cantados, profundiza el camino ya iniciado en sus trabajos anteriores.