jueves, 16 de junio de 2011

El candombe de Alberto "Mike" Dogliotti

Alberto Dogliotti nació en Montevideo en 1939, inició sus estudios musicales a los cuatro años de edad. Premiado por dos años consecutivos en el Concurso de Juventudes Musicales de Uruguay obtuvo una beca para estudiar, siendo aún adolescente, en el Conservatorio Nacional de Viena.
Dogliotti, que en aquel momento se ceñía a un repertorio de música culta, aprovechó para hacer giras por varios países de Europa. Ya en los años sesenta el pianista entró en contacto con el jazz a través del Hot Club y la Peña del Jazz: los dos locales uruguayos más importantes que programan este tipo de música.
“Con apenas 17 años realiza su primer viaje a Europa y estudia en el Conservatorio de Viena. A su vez difunde en el viejo continente la música de Fabini y otros autores uruguayos. Su gran cambio de lo clásico a lo popular fue por su vinculación al carnavalero y publicista Carmelo "Lito" Imperio que lo lleva a un programa que tenía en los viejos galpones de Saeta. Ahí conoce a quien sería su gran amigo, el pianista Hebert Escayola que lo ayuda a trabajar profesionalmente en la noche montevideana. Por los años 70 abandona por un tiempo sus continuas giras y es cuando graba algunos discos acompañado por varios amigos que son virtuosos instrumentistas. Son los músicos que conoció cuando tocaba en "La Peña del Jazz" y en el "Hot Club". Talentos como el baterista Galletti, de reciente desaparición, el popular "Bachicha" Lencina, Manolo Guardia, "Pipa" Burgueño, "Finito" Binger, entre otros que lo ayudan en esas primeras grabaciones para el sello Sondor.
Junto a Federico García Vigil, Hugo Jara y Galletti graba el mítico disco "Chicalanga" que tiene el inolvidable tema "Don Pascual". Por 1972 invita a Tito Caballero y a los Hnos. Silva en tamboriles para realizar el disco "Candombe Liso" que tiene surcos como "Cheché", "Ahí va la comparsa" y "Palo y tamboril". (Luis Grene / cualquiercosamenossordo.blogspot.com)
En 1964 fue elegido entre los mejores intérpretes del año y pasó a formar parte del grupo de jazz de Montevideo representando a Uruguay en distintos festivales latinoamericanos. Pero es el nacimiento del movimiento de renovación musical de la música popular uruguaya denominado Candombe el que dota a su música de unas señas de identidad propias. Dogliotti fue hasta 1983, año en que se trasladó a Las Palmas, director artístico de programas musicales televisivos y de diversos hoteles.
El maestro Dogliotti, también conocido como “Mike” o el “Marqués de Montevideo”, desarrolló una importante labor en Gran Canaria enseñando y actuando. Tocó jazz en el Misty Jazz Club de Playa del Inglés y en otros locales de la zona turística del sur de Gran Canaria, participó en el festival Canarias Jazz & Más Heineken’ 99 y realizó numerosos conciertos en el Centro de Iniciativas Culturales de La Caja de Canarias y en varios municipios de esta isla con los músicos Carlos Mompeó y Wolle Aretz.
Dogliotti destacó por sus excelentes dotes técnicas al piano, con un repertorio que supo engarzar los sonidos del jazz clásico con los de la música folclórica y popular latinoamericana y brasileña consiguiendo con todo ello un estilo muy personal.
“El Mike”, falleció el 9 de julio de 2007. Se lo recuerda muy poco. La memoria compañera quiere rendir humilde tributo a quien fuera un hombre de talento y fraterno ser humano. El candombe lo tiene como uno de sus hijos predilectos y el Jazz, lo reconoce como eximio ejecutante.