viernes, 12 de abril de 2013

Soy Elis Regina Carvalho Costa...


Caetano Veloso dijo de ella que era "cursi, vulgar y llena de talento". Y tal vez, no le faltaba razón pero lo cierto es que la voz y habilidad interpretativa de Elis Regina la colocan sin duda entre los grandes de la música brasileña.
Elis Regina nació en Porto Alegre (Brasil) el 17 de marzo de 1945 en el seno de una familia humilde. Su madre era ama de casa mientras que su padre trabajaba en lo que buenamente podía. Su hermano, Rogerio, era dos años menor que ella.
La primera experiencia de Elis Regina ante un micrófono se produjo en 1952 cuando contaba con tan sólo 7 años de edad pero los nervios le impidieron emitir un sólo sonido. Esa anécdota sería trascendental en su devenir futuro ya que Regina siempre sufrió ataques de pánico en los momentos previos a sus conciertos.
En 1965 cantó en el primer gran festival de música popular brasileña. Participaba con un controvertido tema llamado "Arrastrao" que estuvo a punto de ser prohibido por el la dictadura brasileña. Regina acabó el tema con voz grave, los brazos en cruz y lágrimas en los ojos. Ganó el primer premio y su carrera despegó de forma fulgurante. De repente Elis pasó a ser una absoluta celebridad. Era habitual ver su imagen en portadas de revistas o en la televisión. Con sólo 21 años se había convertido en la artista mejor pagada de Brasil.
Alrededor de esa época, en 1969, Elis Regina se encontraba de gira por Europa. Durante una conferencia con la prensa se le ocurrió comentar que Brasil estaba gobernado por gorilas, haciendo alusión a la junta militar que regía los destinos del país. Sólo su status de estrella impidió que las autoridades brasileñas la persiguieran por dichas declaraciones tal y como había sucedido con otros prominentes músicos de su generación, que llevaban algún tiempo exiliados de su país por motivos ideológicos.
En el año 1980 su matrimonio con Cesar Camargo Mariano llegó a su fin. Fue alrededor de esa época cuando Regina empezó a consumir cocaína de forma regular. Su vida era demasiado agitada y ella era en exceso perfeccionista para abarcarlo todo. Fue entonces cuando Elis se enamoró de un abogado llamado Samuel McDowell con quien se casó en terceras nupcias a finales del año 1981.
El 19 de enero de 1982, la noticia de la muerte de Elis Regina se extendió como la pólvora y a las 2 horas de encontrarse su cuerpo sin vida en la habitación de su domicilio todo San Pablo la conocía ya. Decenas de miles de fanáticos acapararon las calles de Brasil en uno de los funerales más impresionantes que se hayan celebrado jamás. En la lápida de Elis, pequeña como todas, se leen también los nombres del padre y el hermano Rogerio, accidentado en 1996.
Tan sólo dos semanas antes había afirmado con expresión rotunda “Soy Elis Regina Carvalho Costa, la mujer que pocas personas van a morir conociendo”.

Tomado de: jazzfunkbossaok.blogspot.com