miércoles, 16 de junio de 2010

Nina Simone: La diva negra del jazz

Nina Simone quiso hacer frente a los estereotipos que marcaban el jazz durante la década de los 50 y 60 donde reflejaría tanto su personalidad como su estilo. La cantante falleció un 21 de Abril a los 70 años en la ciudad parisina. “Jazz es una palabra blanca para una música negra” fue el concepto que acuñó la diva del jazz.
Nina Simone reflejó en la época de máxima actividad una gran versatilidad por todo tipo de ritmos, fusiones y libertad creativa. Ella paseaba con igual ingenio por estilos como el jazz, el soul, el blues, el gospel y hasta el pop. Su interpretación trascendía los niveles técnicos y generaba grandes emociones clasificándose principalmente bajo el género del soul en su faceta creativa mejor desarrollada. De algún modo, fue conocida como la mayor impulsora del soul femenino. Nina también destacó por sus actos sociales en los que luchó por los derechos civiles en Estados Unidos. Cuando Martin Luther King murió ella cantó: “¿Qué va a suceder ahora que el rey del amor ha muerto?”
Al igual que otros artistas, su activismo político fue una parte de su imagen e iba en consonancia con el tipo de mujer que era. Sus orígenes fueron modestos procediendo de una familia de ocho hijos y buscando una salida de la pobreza a través de la música. Su actividad en la música no fue casual ni por afición, necesitaba encontrar el sustento en busca de una felicidad para su familia.
Las mejores canciones de Nina Simone se realizaron durante la década de los 60. También se destacan asuntos duros como las canciones de política con una vocal temperamental y elegante y las baladas francesas llenas de ritmos románticos y cautivadores repletas de sentimientos.
Con su muerte dejó atrás cerca de 70 álbumes y una carrera profesional que duró 46 años con importantes marcas en el género musical el cual reinventó y afianzó con gran esfuerzo. Su vocal intenso y pasional podía tornarse en un huracán de emociones que bailaban en torno a estados como el agresivo, el triste, el sofisticado o el melancólico.
Las habilidades musicales de Nina exhiben un gran eclecticismo, una gran facilidad para adaptarse a nuevos estilos. Este ha sido el motivo por el que críticos especializados en la música la han seleccionado como una de las mayores intérpretes de la música jazz de todos los tiempos.
Tras su fallecimiento se cierra una etapa de gran influencia para el jazz.
Fuente: jazz.soniquo.com