sábado, 1 de febrero de 2014

Gregory Porter: Esencia y personalidad

Gregory Porter es la nueva gran sensación de jazz vocal en Estados Unidos. 
Con tan sólo dos grabaciones como solista, la fama y el reconocimiento que ha logrado Gregory Porter corren como reguero de pólvora.
Consecuencia de todo esto es la tremenda expectativa que levanta en los numerosos conciertos que ofrece, así como la agenda tan apretada que tiene por delante
La autenticidad es un valor clave y diferencial que a muchos artistas se les supone y muy pocos consiguen y mantienen a lo largo de sus carreras. Me encuentro con uno de esos cantautores que te deja huella desde que empiezas a escuchar "Painted On Canvas", el primer tema de su segundo disco titulado "Be Good" y cuyas referencias, por personalidad, estilo y compromiso en sus cuidadas letras, podría hacerte recordar a Curtis Mayfield, Bill Withers, Donny Hathaway o Al Green, desde el lado soul y, a Nat "King" Cole, desde su condición de cantante de jazz. Estoy hablando de Gregory Porter, un compositor y cantante de jazz-soul "angelino", debutante en 2008 con "Water" y cuyo nuevo disco "Be Good" está siendo una referencia obligada para la crítica jazzística a nivel mundial.
Los musicales de Broadway, siempre han sido una plataforma indispensable para muchos cantantes de jazz y, en el caso de Gregory, una de sus primeras experiencias como profesional fue su participación en "It Ain't Nothin But' The Blues". Tras su paso por la Universidad de San Diego, en la que destacó por sus buenas condiciones como jugador de rugby, empieza a cantar en pequeños clubs locales bajo la tutela del saxofonista y pianista Kamau Kenyatta, músico clave en su desarrollo como profesional y quien le presenta al flautista Hubert Laws, consiguiendo éste que interprete para su disco homenaje a Nat "King" Cole el tema de Charles Chaplin "Smile". Los que habitualmente siguen nuestros podcasts, le habéis escuchado en el disco "Love And Revolution, del músico y productor italiano Nicola Conte. Asimismo, otro productor de garantías como es Brian Bacchus (Norah Jones, Cassandra Wilson, Joe Lovano, Lizz Wright, etc.) ha producido este segundo disco en el que Gregory Porter destaca en todas sus facetas: cantante de poderosa voz y gusto a la hora de interpretar, sus composiciones llenas de compromiso social y esa mezcla de jazz y soul que él realiza a la perfección. Como muchos de los cantautores de décadas pasadas, hay que oírle despacio, sin prisas y considerando todos los aspectos de su álbum.

Fuente: vivejazz.net