sábado, 1 de febrero de 2014

Joyce: Talento inagotable

Joyce Silveira Palhano de Jesús, más conocida en el ámbito artístico como Joyce, es una de las grandes, dentro de la música brasileña. Vocalista de excepción, letrista, guitarrista, compositora, periodista, escritora y muchas cosas más, esta polifacética artista ha conseguido llevar a cabo una envidiable carrera plagada de grandes grabaciones.
En 1964, con 16 años de edad, hace su primera grabación en estudio, “Sambacana”, invitada por Roberto Menescal, pero la música seguía siendo para ella un sueño distante.
Dos años después inicia por primera vez estudios de música y al año siguiente comienza la carrera de periodismo llegando a trabajar para O Jornal do Brasil. Ese mismo año clasifica la canción “Me disseram” para el Segundo Festival Internacional da Cançao de Rio. La letra, que incluye el verso “ja me disseram que meu homem nao me ama” (me dijeron que mi hombre no me quiere) causo gran revuelo en Brasil tan sólo porque estaba escrita en 1ª persona del femenino. Algunos periodistas calificaron la letra de “vulgar e inmoral”, acusándola de feminista (concepto que luego comentó la propia Joyce que ni siquiera conocía en aquel momento). Recordemos que Brasil estaba sumida en una terrible dictadura. Algunos músicos, como Nelson Motta o Fernando Lobo apoyaron a la joven artista brasileña.
En 1975 se separa de Nelson Angelo y es invitada por Vinicius de Moraes para substituir a Toquinho. Al año siguiente graba en Italia “Passarinho Urbano” donde interpreta temas de nuevos artistas censurados por la dictadura militar, entre ellos Chico Buarque, Milton Nascimento, Caetano Veloso, Edu Lobo, Maurício Tapajós o el mismo Vinicius.
Dos años más tarde conoce a Tutti Moreno en New York con quien se casaría, tras 24 años de convivencia, en el año 2001. De su unión nacería, en 1980, la tercera hija de Joyce Mariana. Justo ese año despega definitivamente la carrera de esta polifacética artista, con el lanzamiento del excelente trabajo “Feminina".
Cuando parecía que ya nadie podía pararla,  Joyce decidió tomarse un receso en los estudios y pasó 3 años sin grabar. Su siguiente larga duración sería Tardes Cariocas.
Desde entonces Joyce ha editado la friolera de 25 discos, la mayoría de ellos de un extraordinario nivel, algo nada fácil si tenemos en cuenta que su carrera se alarga ya más de cuatro décadas. Durante todo ese tiempo la artista nos ha sabido demostrar que la fuente de la que emana su talento es del todo inagotable.

Fuente: jazzfunkbossaok.blogspot.com