sábado, 6 de marzo de 2010

Un servidor vs. AUDEM (Respecto a la nota precedente)

Allá por mediados de Junio de 2008, en el Web-Magazine que dirijo y publico, “En Clave de Jazz”, hospedado en el portal Aurora.com, me hice eco de una actividad, en la que estuve presente, realizada el 3 de junio de 2008, en la sede de la mencionada asociación, en el marco de los 70 años de Audem cuando, el maestro Federico Britos, ofreciera una “charla ilustrada” titulada: El idioma del Jazz. En este artículo, después de reseñar esta importante actividad, dejo constancia de mi personal impresión y opinión respecto de Audem como asociación. Para lo cual, me apoyo en mis apreciaciones, en mis observaciones, en mis investigaciones que, tiempo atrás había comenzado y que, además, formaban (forman) parte de algunos ensayos escritos y publicados – en la web – sobre el movimiento musical en Uruguay como, en la información que ya poseía, en general de público conocimiento porque, debo señalar que, cuando busque tener y solicité información en las oficinas de la entidad (año 2005 en adelante), por no ser socio, me fue evitado el acceso y, “cortésmente” negada la información.
Recientemente, en febrero de 2010, cuando por razones de trabajo, mi nombre aparece – como representante de un (legendario) artista – ofreciendo un canje (por difusión y menciones) a cambio de apoyo (ventajoso para ambas partes) en un show artístico a realizarse…"alguien" cercano a la actual directiva, asocia mi firma con la mencionada publicación y, les facilita, recién, la nota en cuestión, que fuera publicada en el 2008. Mi representado fue llamado ante la directiva y, como es natural y lógico, les expresó y ratificó que nada tenía que decir al respecto y que, a quien tenían que llamar no era a el, sino a la persona responsable del artículo. Y me llamaron.
Como directiva y en representación de la asamblea, me hicieron saber su molestia, su enfado, su desacuerdo con las expresiones vertidas. Se me acusó de desinformado, de faltar a la verdad, y de manchar la reputación de los integrantes en particular, de la presente junta directiva, etc. Para no hacerlo más extenso y porque soy hombre de ideas, como de sentimientos y, creo en que todos tenemos derechos a explicarnos, accedí a la solicitud de Audem de publicar, lo que se titula “Audem hoy”.
En lo que a mí respecta, considero que al disentir y expresar mi opinión, contraria a la que la directiva y sus integrantes tengan formada de sí mismos y de su gestión, como de la asociación y su actividad en el tiempo, no implica menoscabo personales ni colectivos especialmente, cuando dichos términos se explicitan en la personal interpretación de los hechos. Aun así, me tomo la libertad de retomar aquí algunos pasajes (en cursiva) y, comentarlos a la luz de los acontecimientos recientes. Así, aquí incluyo algunos fragmentos de aquel, “molesto” artículo.
Aquí vamos. Como dice mi buen amigo Eliseo Cardona, escritor y crítico de música de Miami, la gente lo quiere todo pasado por lo dulce. O como suelen decir los críticos de los críticos, “es mejor hacer crítica constructiva”. Pero hay algo más peligroso: la gente susceptible a la crítica. No te lo dirán inmediatamente, pero cuando menos te lo esperas te lo sacarán en cara. Algunos hasta con violencia.
(...) La sistemática ineficacia de dirigencias amañadas, atornilladas, con poca o ninguna formación administrativa y, sin proyectos estructurales concretos, sin visión de futuro y criterio social cuando no, de "intereses creados" -sin que la presencia de quienes aportan sea contemplada o, con su venia (por omisión o falta de compromiso)- (...)
De los 3000 socios que alguna vez tuvo Audem, los avatares del tiempo, y más recientemente el crack financiero del 2002, dejó estas cifras en menos de 700 (palabras de los directivos) y hoy agrupan a un poco más de 1000 socios, los que seguramente irán aumentando, en vista del beneficio de facturar por Audem particularmente. Ciertamente como lucha creo que, ésta debió centrarse en la eliminación del IRPF para los artistas, así como el IVA a los CD`s, etc.
Sí, es muy importante como reivindicación el que las leyes se promulguen pero, encuentro más importante el lograr un mayor número de artistas (músicos para el caso) a los que estas leyes beneficien. Que es primero? En mi personal entender…el redimensionar la asociación como ente, estimular e incentivar la inscripción, fortalecerse como gremio, modernizar la imagen y concretar el sentido de pertenencia, que efectivamente Audem represente.
De modo que, el párrafo en cursiva, de más arriba, no sé en qué falta a la verdad, cuando enuncia que, los socios – que son los que votan a las directivas – también son los que han de permitir o denegar determinadas actuaciones. Explicaba esta directiva que, los músicos no están dispuesto a colaborar ni a comprometerse…no aparecen en las elecciones otros candidatos y, cuando se necesita contribución, pocos son los que se ofrecen. En la directiva, son honorarios y cuando no, han puesto dinero de su propio pecunio…ni siquiera viáticos pueden asignarse. No es Audem un ente recaudador, alegan…por lo que no sobran los ingresos.
No digo que se deba ofender. Agrega Eliseo: al fin y al cabo, hasta los rinocerontes tienen un lado sensible. Pero a los críticos raras veces se les ha dejado de ver con sospecha. La impugnación es anatema a la celebración publicitaria, al elogio fácil, a los autobombos.
(...) Apenas entrando al edificio sede, el viejo caserón de la calle Maldonado, si acaso se perciben "viejas glorias" o, más bien, es todo lo que, ya desvencijado se percibe: viejas glorias. Porque todo luce ajado, con el aspecto que toman las cosas que, no por antiguas, les da el descuido y la falta de mantenimiento o, de cariño. Saldrán al paso algunos a increpar e, invocar, la falta de recursos, de apoyo, de materiales, de condiciones para trabajar y otros etcéteras. (...)
Hoy tenemos un serio problema: nuestro pensamiento simbólico. ¿Qué significa eso exactamente? Según Alejandro Dolina, tenemos una tendencia a confundir el símbolo con la cosa y esto se ve en la realidad actual como una característica patológica de la sociedad.
La reputación se crea con contenidos concretos, pero sólo alcanza su auténtica relevancia si, además, se difunde y comunica adecuadamente.
El protagonismo, pues, no está en los aspectos más vinculados a la actualidad (datos económicos, lanzamientos de proyectos, etc.), sino en los perdurables: historia, estrategia, perfil de sus dirigentes…
(...) Finalmente: ¿cuál es sino, la función, la misión y razón de ser de Audem? Cual es sino, precisamente, el procurar, el gestionar (en la figura de su directiva), el trabajar para obtener los medios, los recursos, elementos y mecanismos, materiales, infraestructura y logística, los estatutos, las leyes y, en general crear y fomentar las condiciones necesarias, tendientes a lograr para los músicos, el mejor entorno posible en lo profesional, técnico, de capacitación y, especialmente, en lo social. A esto creo, deben responder, aquellos que han hecho de Audem, una entidad convertida hoy, en apenas una anáfora institucional. (...)
En más de una ocasión y por boca de cada uno de los integrantes de la directiva, se me enumeraron las actividades sostenidas, los logros y el continuo trabajo.
Y, seguramente es así. Pero eso no es todo lo que importa, ni alcanza con eso. La forma en ocasiones (al comunicar especialmente) es más importante que el fondo.
Que insistan en señalar que mucho han tirado de la carreta, está bien. Pero estaría mejor que se comprendiera que, para que esto tenga un sentido práctico, lo importante es que tiren, todos, de la carreta, en el mismo sentido.
No basta serlo, hay que parecerlo…cuando no, hay que parecerlo además de serlo.
Esto, tampoco es una opinión únicamente mía...antes de publicarlo y después de publicado tuve un importante intercambio de opiniones con personas de diversa afinidad con el tema y, ninguno discrepó con lo expresado. Claro, tampoco lo dicen abiertamente, ni el hecho de que tengan una opinión formada, los obliga a manifestarla. Yo, felizmente, entre otras cosas, no tengo que rendir pleitesías.
(...) No me he de subrogar yo, el poseer la verdad absoluta, seguramente y como en otras ocasiones, debo estar equivocado pero, me parece que lo que falta es: renovación sostenida, compromiso, voluntad, transparencia y...trabajo, mucho trabajo. (...)
Por lo demás, que a cada pájaro se lo vaya conociendo por su caca. (JR)
Tener que andar aclarando lo que se dijo, no es buena cosa…distinto es, corregirse.
Me hago cargo de lo que digo. Pero no voy a responsabilizarme por las interpretaciones personales o versiones que, de lo dicho, se generen. Sabido es, que no se puede complacer a todo el mundo. No siempre lo que hay que decir, es lo que terceros quisieran oír.
Y, como por ahí 2 y 2 resultan 5, les pido que no me hagan caso. No crean nada en absoluto de lo que yo expreso. Como dije en su momento (arriba en cursiva) seguramente, estoy equivocado! De manera que Ud., averigüe, infórmese, pregunte, analice y si acaso lo quiere compartir, cuente conmigo.
El artículo completo puede bajarse desde este link: http://www.mediafire.com/file/te2njrgjkmw