viernes, 24 de mayo de 2013

Garota de Ipanema: Un tema, una revolución


"Ella era el paradigma de la mujer carioca; una mujer dorada, mezcla de flor y sirena, llena de luz y de gracia pero cuya visión es también triste, pues lleva consigo, camino del mar, el sentimiento de lo que pasa, la belleza que no es nuestra. Es un don de la vida en su lindo y melancólico fluir y refluir constante". Las palabras son, como no, del poeta Vinicius de Moraes describiendo a la musa inspiradora de una de las canciones más justamente valoradas de la historia de la música. La original y genuina Garota que se paseaba por delante de la terraza del bar donde Tom y Vinicius solían sentarse a tomar unas copas se llama en realidad Heloísa Eneida Menezes Paes Pinto. Actualmente, Helo, es la dueña de una cadena de locales de venta de bikinis llamada, obviamente, Garota de Ipanema.
Garota de Ipanema es la más conocida bossa nova de todos los tiempos. Compuesta en el año 1962 por el maestro Antonio Carlos Jobim, con letra de Vinícius de Moraes la pieza fue llamada originalmente "Menina que passa". El tema estaba pensado para una comedia musical titulada Dirigível (Dirigible), una obra en la que estaba trabajando Vinicius. En este punto Garota de Ipanema ya era el tema que todos conocemos en la actualidad, pero la letra que siempre hemos oído es una segunda versión. La primera decía así:
Vinha cansado de tudo, de tantos caminhos
Tão sem poesía, tão sem passarinhos
Com medo da vida, com medo de amar.
Quando na tarde vazia, tão linda no espaço
Eu vi a menina que vinha num passo
Cheio de balanço caminho do mar.

Jobim y Vinicius no estaban conformes con ella hasta que un día, cuando ambos estaban en el bar Veloso (hoy Garota de Ipanema, en la esquina de Prudente de Morais y Montenegro, actualmente rua Vinicius de Moraes), decidieron rebautizar la canción y dedicar los versos a una muchacha que solía pasar rumbo a la playa:
Olha que coisa mais linda, mais cheia de graça
É ela a menina que vem e que passa
Num doce balanço caminho do mar.
Moça do corpo dourado, do sol de Ipanema
O seu balançado é mais que um poema
É a coisa mais linda que eu já vi passar.

Fue el 19 de marzo de 1963, cuando se realizó la primera y posiblemente la más famosa grabación para la cual la discográfica Verve contó con el gran saxofonista de jazz Stan Getz, con el guitarrista y vocalista brasileño João Gilberto, que vino acompañado de su joven esposa Astrud (quien al final participaría como vocalista en dos cortes, uno de ellos Garota de Ipanema) y con Tom Jobim que se sentó al piano. El resultado fue uno de los discos más vendidos de la historia del jazz, el LP "Getz/Gilberto". Norman Gimbel adaptó la letra al inglés y la grabación de Astrud Gilberto, João Gilberto y Stan Getz (rebautizada "The Girl from Ipanema") se convirtió en un éxito mundial.
Garota de Ipanema ha sido desde entonces interpretada por una increíble variedad de artistas. De hecho prácticamente todos los grandes del jazz la han tocado alguna vez, pero la melodía llego a trascender a su propio estilo y músicos (y no tan músicos) de todos los lugares y géneros posibles se vieron con ánimos de ofrecer su personal visión sobre el tema.

Fuente: jazzfunkbossaok.blogspot.com