viernes, 1 de marzo de 2013

La Chica de Ipanema: Desde 1962 y siempre joven


La historia cuenta que este tema surgió cuando Jobim y Moraes iban con frecuencia a un bar llamado Veloso, en la calle Montenegro, cerca de la playa de Ipanema, Brasil. Fue cuando sentados vieron pasar una hermosa joven.
Según contaban, era una muchacha alta, rubia, hermosa, de movimientos sensuales al caminar, todo un poema, y los dos artistas quedaron prendados de aquella jovencita que sólo tenía 14 años de edad pero con una espléndida hermosura.
La chica iba a una escuela cercana y aquél, se había convertido en su camino habitual. Antonio C. Jobim y Vinicius de Moraes, la admiraban siempre que pasaba. Y la inspiración les vino un día en forma espontánea, y así nació la canción de estilo bossa nova, La Chica de Ipanema, que en 1962 se convirtió en un hit musical en todo el mundo, y lo sigue siendo.
Pero todos se preguntaban si La Chica de Ipanema existía realmente o era una simple inspiración del músico Jobim y del letrista Moraes que tantas bellas canciones habían compuesto juntos.
Y ellos demostraron que sí existía la chica de Ipanema, que existe todavía. Se llama Heloísa Pinheiro, y gracias a la canción que inspiró se convirtió en cotizada modelo y trabajó en programas de televisión.
Jobim la recuerda: “Tenía entonces el pelo largo y de color dorado, unos grandes ojos verdes resplandecientes y un cuerpo fantástico. Digamos que la chica lo tenía todo en el lugar adecuado”.
Heloísa, ahora de más de 60 años de edad, es una mujer de negocios, y junto con su esposo es propietaria de una tienda de equipos de música llamada Ipanema Son, y de una agencia de modelos en Sao Paulo, donde reside actualmente. La chica de Ipanema es madre de un hijo y de tres hijas y se enorgullece de su hija mayor, Kiki, que es la nueva chica de Ipanema por haber ganado un concurso de belleza celebrado en Río de Janeiro en 1986.
La calle y el bar donde Jobim y Vinicius de Moraes tuvieron la primera inspiración para su canción inmortal, han cambiado. La calle recibió el nombre del poeta Moraes, y el bar se llama Garota de Ipanema (La Chica de Ipanema).
En 1964, una versión en inglés por el cantante Astrud Gilberto acompañado por el saxofonista Stan Getz llegó rápidamente al quinto puesto de la lista de hits en Estados Unidos. El tema fue nominado a siete premios Grammy y ganó cuatro, entre ellos el de mejor sencillo, desplazando a I Wanna Hold Your Hand de Los Beatles.

Fuentes varias