jueves, 1 de octubre de 2009

Sacri Delfino: la guitarra como expresión

Sacri Delfino
Jairanía
Independiente
2009

El guitarrista argentino afincado en Madrid, Sacri Delfino, acaba de publicar su primer disco a trío. Jairanía conforma una colección de buenas composiciones y logrados arreglos interpretados con maestría. Destaca la claridad expresiva y la gran técnica con que Delfino maneja la guitarra y su lógica querencia por los ritmos que le son propios. Delfino posee muchos recursos estilísticos que poco a poco afloran a lo largo del disco. En “Jairanía”, Sacri Delfino y su trío han demostrado tener una buena planta jazzistica en su debut y carta de presentación. Carlos Lara / tomajazz.com/discos
Jairanía. Como saben todos los aficionados serios del jazz, incluyendo, naturalmente, a Sacri Delfino, que por algo debutó con un disco grabado en directo, la mejor manera de disfrutarlo es escuchándolo in situ, cerca del escenario. Sin embargo, hay excepciones, y una de ellas es Jairanía. Por supuesto, escuchar a este mismo trío en concierto debe ser una experiencia interesante y recomendable, pero también resulta atractivo en el reproductor doméstico. El jazz que se escucha aquí es íntimo, de extraordinaria sensibilidad y melodismo, jazz meditativo, de carácter introspectivo, que se aprecia mejor en actitud relajada, después de haberse instalado en un buen sillón, sofá, cama o lo que quiera que a uno le resulte cómodo. Es jazz nocturno, de club humeante poblado de melómanos insomnes y bohemios, pero es también jazz de habitación de trabajo, ese que se escucha mientras realizas una segunda actividad intelectual. Es, finalmente, jazz bello, que apacigua, que muestra un trío que habla una sola voz. Por otra parte, no sé si es que la lectura de la biografía de Sacri Delfino me ha influido demasiado en la percepción de Jairanía, pero tengo la impresión de que ciertos cortes presentan una (mínima) influencia del tango. Retienen parte del sentido dramático y nostálgico del tango, eso seguro, pero en Si te hubiera conocido, por ejemplo, veo algo de tango de tempo lento y pulso jazzístico, como de tango enmascarado. En fin, no lo toméis muy en serio de todas formas, puesto que yo siempre he considerado el tango como una vertiente del jazz, cosa que no sé demostrar.(acidjazzhispano.com)
Sacri Delfino. Me resultó muy importante y necesario, el reproducir los comentarios de estos dos reconocidos colegas debido a que, comparto, en un todo sus criterios y sus apreciaciones. Pero además, porque eso me da pie a comentar otros detalles que, para un escucha de esta parte del mundo, resultan forzosamente familiares. De ahí, que el trabajo contenga sonidos cotidianos pero, en ningún momento se repitan o, puedan calificarse como lugares comunes, especialmente al comparar la gran capacidad guitarrística de Sacri, con los recursos estilísticos y técnicos que lo han llevado a ser distinguido pero que, de muchas maneras, igualmente lo diferencian y lo “sacan de lote” frente a las formas y planteamientos de guitarristas de Jazz que, o son considerados clásicos o, se toman como referencia en el genero.
Con esto quiero decir que Sacri Delfino, tiene elementos de todos los guitarristas de Jazz contemporáneos – como el chords, etc. – pero, una forma de expresión natural y propia con valores agregados debido a sus raíces, influencias y experiencia, así como se subraya, la ductilidad que le da el no estar “encasillado” en un estilo o forma musical determinada. Creo que ahí, en eso, en la forma de “decir”, radican las razones que nos hacen verlo y sentirlo, en su trabajo discográfico, con una franqueza musicalmente especial. Una decena de historias contiene este CD, que se deja escuchar fácilmente pero, hago el esfuerzo de separar – subjetivamente obvio – tres de ellas. La primera digo que es “Chamota”, luego “Silbando bajito” y “Adonde vas”.
Todos los temas compuestos por Sacri Delfino, excepto “Toto”, de Carlos Campos
Músicos: Sacri Delfino (guitarra), Gerardo Ramos (contrabajo) y Jose Manuel Torrego (batería). Invitados: Juan Carlos Melián (percusión), Cristian Cifarelli (teclados), Pedro Moreno (voz), Álex Cid (saxo tenor) y José Luís Mollo (locución en “La Strada” ). JR