lunes, 9 de noviembre de 2009

Curupira: en permanente creación

Curupira, creado en el año 2000 y dirigid0 por Juan Sebastián Monsalve, es una agrupación pionera de nueva música colombiana (música de vanguardia), basada en la tradición folclórica de las costas Pacífica, Atlántica y de los Llanos Orientales con ritmos como gaita, chalupa, fandango, puya, champeta, currulao y joropo, integrada con sonidos urbanos contemporáneos como jazz, rap, rock, funk y tradicional indostaní. Pa’ lante Pa’ trá (2000) Puya que te coge (2001) y El fruto (2003) son los trabajos discográficos de Curupira. La trayectoria de este grupo de ocho músicos abarca diversas presentaciones en escenarios y festivales en Colombia, México y Brasil. Algunos de los integrantes de Curupira hacen parte de reconocidas agrupaciones y músicos colombianos como Aterciopelados, Fonseca, La 33 y María Mulata. Con Curupira se vive una experiencia musical, alegre y enriquecedora bajo la interpretación de músicos contemporáneos profesionales, que han dedicado parte de su formación a la investigación de las músicas tradicionales colombianas.
Curupira nace en Bogotá en enero del año 2000. Su producción artística es una fusión de la música tradicional colombiana de las costas Pacifica, Atlántica, los llanos orientales y la selva Amazónica. Musica de gaita, cumbia, chalupa, fandango, puya, champeta, currulao, joropo, con ritmos contemporáneos urbanos como el jazz, el rap, el rock, y el funk.
(estereofonica.com)
Comprender que el pasado, la tradición y la memoria pueden ser vividas y rememoradas de diferentes formas, es cosa seria. Llegar a ese punto hace el camino más complejo y rico para quienes lo transitan, comprender que no existe una única visión de las vivencias pasadas, e inclusive de aquellas que no hemos vivido, que nos han contado, hace que nuestras propias experiencias sean transitadas de formas muy diversas.
La agrupación colombiana Curupira, hoy, es la condensación de variadas experiencias sonoras que se sobreimprimen en diferentes creaciones musicales. Intentando esta cuestión, rica y compleja, de lo que entendemos comúnmente como “recuperar las raíces”. Al mismo tiempo retoman en su propio nombre a la Leyenda de Curupira, un espíritu guardián de animales y plantas de la Amazonía indígena, una especie de duende protector de la naturaleza que recuerda "no tomar del bosque más de lo necesario", poniendo límite a la ambición y a la desmesura. Mitológicamente el Curupira desvía y pone trampas a quienes intentan hacer algún tipo de daño a la zona Amazónica, caracterizado por tener sus píes dados vuelta, es decir, que este ser mira hacia adelante y sus pies se posicionan hacia atrás.
Pensar esto en la agrupación colombiana Curipira, lleva a quien oye su música a esta contradicción necesaria. Comprender la tradición como algo no acabado, como un reelaboración constante, en permanente creación, nos acerca a esta agrupación colombiana.
La formación académica de Juan Sebastián Monsalve, el director del proyecto, refleja su inclinación por rescatar la música tradicional colombiana y entrelazarla con otros sonidos y ritmos provenientes de otras culturas, en particular la hindú. Él mismo prefiere denominar lo que hacen como nueva música colombiana, "Es música de vanguardia, pero con base en nuestra tradición folclórica”.
En Curupira cualquier intento de rigidez se desvanece, los géneros y ritmos estallan en pedazos creando sus propios lenguajes, con los que van investigando en forma constante y a los que no se atan, jugando con sus propias propuestas. Creando la posibilidad de expresar dos tiempos diferentes en un sólo espacio, en forma simultánea, intentando reunir actitudes contradictorias, es por esto, quizás, que la leyenda del Curupira, tome vida en la propuesta de este agrupación.
(sonidosclandestinos.blogspot.com)